• Categorías

  • Litigio entre los herederos de una finca por divergencias acerca de la voluntad de la testadora

     

    STS 23/06/1998                     

    Una parte de los herederos demandaron ante el juzgado la partición de una herencia al entender que les perjudicaba ya que según ellos la causante, al otogar testamento, en la segunda cláusula se comprendía, con cargo a los tercios de libre disposición y mejora, toda la parte frontal del inmuenle que habitaba la testadora, abarcando las torres, el piso superior central de la parte delantera y el inferior de la misma.

     

    Los hijos defendían que la voluntad de su madre era dejarles a ellos el inmueble entero.

     

    El Juzgado desestimó la demanda y la Audiencia confirmó la sentencia cuando fue apelada.

     

     

    Tras el fallo de la Audiencia, presentaron un recurso de casación con los siguientes motivos:

     

     

    -        En base al artículo 1692.4 LEC por infracción del artículo 1.4 del Código Civil, al entender que no se respetó el principio de que nadie puede ir contra sus propios actos. También en los artículos 1689 y 1690.1 LEC y el artículo 6.3 del Código Civil en relación a los artículos 1261 y 1300 del mismo código. Se desestima ya que los recurrentes acumulan en el mismo motivo la transgresión de preceptos dispares, y como sienta la STS de 4 de Octubre de 1994, está vedado vedado plantear cuestiones diversas en un mismo motivo, al originar confusión e imposibilidad de conocer con exactitud la infracción legal y su alcance para poder juzgar.

     

    -        Al amparo del artículo 1692.4 LEC por transgresión de los artículos 1281.1 y 2, 1283, 1284 y 1286 del Código Civil, porque, según defienden, la sentencia impugnada contraviene la voluntad de la testadora literalmente expresada, en el sentido de que excluye del frente de la casa palacio que ésta habitaba y de la zona habitable de la parte delantera, toda la planta baja de dicho frente. Se desestima porque  en el motivo hace mención a la vulneración de una serie de preceptos atañentes a la de los contratos, y como sostiene la STS de 3 de abril de 1965, la SSTS de 12 de febrero de 1966 y 29 de enero de 1985, a diferencia de lo que ocurre en los negocios jurídicos "inter vivos", en que al interpretarlos debe tratarse de resolver el posible conflicto de intereses entre el declarante y el destinatario de la declaración, la interpretación de los actos testamentarios, aunque tenga también un punto de partida basado en las declaraciones del testador, su finalidad primordial es la de investigar la voluntad real, exacta o al menos probable de dicho testador, a causa precisamente de que no cabe imaginar un conflicto de intereses entre los sujetos de la relación sucesoria, es decir, el causante y sus sucesores.

     

    -        El Juzgado verifica la interpretación subjetiva de la declaración de última voluntad ya que en un primer testamento, al redactar el legado excluyó del mismo a las torres, y dijo que comprendía la parte habitable de la planta primera sin las torres, es decir, que la testadora entendía que lo habitable era precisamente la primera planta, incluidas las torres, por eso manifestaba que legaba la parte habitable de la planta primera sin las torres, pues no tenía sentido aludir a la parte habitable de la primera planta, por eso, al legar toda esa planta y sus torres en el testamento de 10 de enero de 1969 (el segundo testamento), que deroga tácitamente el anterior, expresa que el legado comprende todo el frente que habitaba con sus torres, razón por la que debe entenderse excluido el frente no habitable, esto es, la planta baja correspondiente a la planta alta habitable.

     

     

     

    El Tribunal recuerda en la sentencia que la interpretación de las cláusulas testamentarias de última voluntad es facultad correspondiente al Tribunal de instancia salvo caso excepcional en que se demuestre arbitrio.

     

    Por todo ello el Tribunal declara que no hay lugar al recurso de casación.

     

     

     

    Jurisprudencia utilizada en el caso:

     

    -        STS de 29 de marzo de 1958

    -        STS de  27 de mayo de 1988

    -        STS de 12 de noviembre de 1996

    -        STS de 17 de julio de 1995

    -        STS de 26 de junio de 1994

    -        STS de 20 de septiembre de 1994

    -        STS de 6 de octubre de 1994

    -        STS de 31 de diciembre de 1996

    -        STS de  30 de enero de 1997

    -        STS de 29 de diciembre de 1997

     

     

    Compartir en
  • Guía para heredar en el extranjero