• Categorías

  • Indemnización por responsabilidad patrimonial de la Administración mal funcionamiento del Registro General de Actos de Última Voluntad

    En la resolución 63/2006 del Consejo de Estado, hay pronunciamiento sobre la indemnización requerida por una demandante por el anormal funcionamiento de la Administración. La demandante, heredó los bienes de su anterior esposo, ya que así lo hizo constar en su testamento. Uno de los hijos del causante, denunció en los tribunales porque pese a no aparecer en el testamento, tenían derecho tanto él como sus hermanos a la parte legítima de la herencia, que la esposa se negaba a darles. El tribunal se pronunció dando la razón a los hijos del fallecido y condenado a su exmujer en costas. Más tarde, en casa del fallecido, la exmujer encontró otro testamento posterior al primero, en que también se le nombraba heredero, por lo que denunció a la Administración por los perjuicios derivados del mal funcionamiento del Registro General de Actos de Última Voluntad, pidiendo que se le indemnizase con las costas del juicio perdido así como por su defensa jurídica. En este punto, el Consejo de Estado dijo que si bien el error se produjo porque el Colegio Notarial o el notario no comunicaron el último testamento al Registro, el resultado del juicio habría sido el mismo, ya que en los dos testamento se le nombraba heredera a al exmujer, pero la parte legítima de los hijos es un derecho que le hubiesen reclamado en cualquier caso. Por ello, el Consejo de Estado entendió que no había motivo alguno para aceptar la reclamación.

    Compartir en
  • Guía para heredar en el extranjero