• Categorías

  • ACTOS DE ULTIMA VOLUNTAD

    La sucesión puede ser testada o intestada.

    En la primera exige que el causanta haya expresado su última voluntad mediante testamento que puede ser abierto, cerrado u ológrafo. Los dos primeros han de llevarse a cabo ante Notario. El último se puede hacer mediante documento privado, pero exige la redacción de puño y letra del testador, de forma íntegra.

    El testamento es el único documento notarial que, además de la fecha, contiene la hora de su otorgamiento. La razón de esta especificidad radica en que cualquier testamento realizado después del anterior, aunque haya unos minutos de diferencia entre ambos, deroga las cláusulas del primero y tendrá siempre la vigencia para los herederos el último en ser otorgado por el causante.

    Este es el significado de los actos de última voluntad que, en el caso de testamentos notariales, se han de inscribir en el Registro nacional reservado al efecto.

    Compartir en
  • Guía para heredar en el extranjero